David Bolado, nuevo campeón de España sub-23


El camargués David Bolado se coronó este domingo como el mejor saltador de altura español sub-23 del momento y, de paso, como el mejor cántabro de toda la historia bajo techo, después de un concurso espectacular en el Nacional de pista cubierta celebrado en Antequera.

El pupilo de Ramón Torralbo se colgó la medalla de oro masculina con un mejor intento de 2.14 metros, lo que supone un nuevo récord de Cantabria absoluto ‘indoor’.

El atleta de Camargo protagonizó un sensacional mano a mano con Jorge Debón toda vez que el gran favorito, el aragonés Ignacio Vigo (2.21 este año), designado mejor atleta español del mes de enero por la RFEA, falló y no pudo elevarse ni siquiera por encima de 2.08. Ya solos en competición, Bolado y Debón superaron a la primera el 2.10, quedando después el cántabro contra las cuerdas tras franquear Debón a la segunda el listón sobre 2.12.

A Bolado, que arrastraba varios nulos en alturas inferiores, no le quedó más remedio que guardarse sus dos últimos saltos para intentar superar el 2.14, altura que consiguió rebasar en su última tentativa, obligando a Debón a intentar un imposible sobre 2.16. El atleta de la Comunidad Valenciana no logró su objetivo, y Bolado, que también efectuó tres intentos nulos sobre esa misma altura, se aseguró entonces el título de campeón de España.

La próxima gran cita para el saltador de Muriedas será el Campeonato de España Absoluto, competición en la que aspira a estar de nuevo entre los mejores. Ahora mismo, Bolado (2.14) ocupa la cuarta posición en el ránking nacional, por detrás de Vigo (2.21), derrotado hoy en Antequera, Miguel Ángel Sancho (2.19) y Simón Siverio (2.16).

Otra medalla para Cantabria

Por otro lado, Adriana Cagigas (AD Costa de Ajo) logró la segunda medalla para la representación cántabra en el Nacional sub-23.

La atleta de Bareyo, actual campeona de España absoluta de los 800 metros, firmó esta vez la plata promesa tras una emocionante carrera en la que solo cedió ante la catalana Victoria Sauleda (2:10.89), en gran forma este año, como acredita su marca ‘indoor’ de 56 segundos en los 400. Con 2:11.72, Cagigas aseguró el segundo cajón del podio en un final de infarto en el que pudo aventajar en unas centésimas a Marina Fabregat (2:11.75) e Irene Bonilla (2:11.79).

La pupila de Antonio Serrano se había ganado el billete para participar en la gran final tras hacer segunda en su eliminatoria del sábado con un crono de 2:12.12. En esa misma carrera tomó parte Laura Zumel (Villa de Cabezón), que quedó eliminada con un tiempo de 2:21.79. Fue decimoquinta clasificada en la general de los 800 metros. La participación cántabra en tierras malagueñas la cerró Andrea Fernández, décima en la final de 1.500 metros con un registro de 4:58.41.