El fuerte viento obligó a intervenir a los servicios de emergencia en Cacicedo


Los servicios de emergencia de Camargo tuvieron que realizar ayer una intervención ante el riesgo de caída del cristal de una marquesina de autobús.

Este fue una de las actuaciones que realizaron a lo largo de toda la comunidad autónoma los distintos equipos de bomberos y emergencias, ante el fuerte viento que azotó a toda la región.

Fueron un total de 55 incidencias en la región, la mayoría por desprendimientos en fachadas y caídas por árboles, que se solventaron sin mayores consecuencias.

Además, el mar inundó los paseos marítimos de localidades costeras como Laredo, Comillas, Somo, San Vicente de la Barquera, o Santander.

En la capital de Cantabria el fuerte oleaje entró en locales de hostelería situados en primera línea y afectó especialmente a la segunda playa de El Sardinero.