Camargo y la Consejería de Urbanismo renovarán las redes de abastecimiento del centro urbano


Más de 8.000 viviendas del centro urbano de Muriedas-Maliaño van a ver garantizado el correcto funcionamiento del suministro de agua tras la realización de los trabajos que el Gobierno de Cantabria a través de la Subdirección de Aguas de la Consejería de Medio Ambiente y Urbanismo va a financiar íntegramente y que van a permitir abordar la mayor actuación en esta materia realizada en Camargo en las últimas décadas.

Los trabajos del proyecto ‘Sustitución de Redes de Abastecimiento en el casco urbano de Camargo’, con un presupuesto de 229.927 euros y un coste cero para las arcas municipales van a permitir poner fin a las no infrecuentes interrupciones en el servicio de abastecimiento derivadas de averías en la red.

Las obras afectan a las conducciones de las calles Avenida de la Libertad, Avenida de Bilbao, José Barros, Avenida de la Concordia y Menéndez Pelayo, donde una vez se vayan cerrando los tramos serán repuestas las aceras con la instalación de baldosa nueva.

Actualmente, la red de abastecimiento de aguas del casco urbano es de gran antigüedad y genera numerosas roturas por lo que se sustituirá por tubería de fundición dúctil y se aprovechará para adecuar la nueva sección de éstas a la previsión de consumos futuros.

La nueva tubería a instalar seguirá un trazado paralelo al actual recorriendo los viales de modo que no se vean afectados otros servicios. Las intersecciones con los viales en las zonas de glorietas se efectuarán fuera de las mismas para evitar sí que sea preciso cortar el tráfico para el desarrollo de las obras o para futuras actuaciones.

Las obras tienen un plazo de ejecución inferior a ocho meses, un periodo de garantía de un año y saldrán a concurso por un presupuesto base de licitación de 229.927 euros IVA incluido.

El alcalde de Camargo ha agradecido a la Consejería el apoyo que supone para la calidad de Vida de los vecinos la realización de esta obra que según ha señalado debieron hacerse mucho antes pero que permanecían pendientes porque “anteriores gestores pensaban que solucionar problemas de abastecimiento era enterrar dinero y no daba votos, situación que nos ha llevado a contar con unas redes envejecidas”.