La Unión dice que los puestos de trabajo de Nestor Martin son “los más caros de la historia de Cantabria”


El partido político La Unión rectificó su afirmación efectuada el pasado mes de febrero, en la que mostraba “su estupor” por la participación del Gobierno Regional en el negocio de la empresa Tubacex, respecto del que afirmó que los empleos en esta empresa eran “los más caros de la historia de Cantabria”.

La rectificación obedece al hecho de que “el dinero público implicado en la empresa Tubacex, es sólo una tercera parte del implicado en la empresa Nestor Martin”, por lo que ya “no son los empleos de Tubacex los más caros de la historia de Cantabria, son los de Nestor Martin”.

Rafael Sebrango, presidente de la formación política denunció la “política industrial del disparate”, que a su juicio está desarrollando el Gobierno de Cantabria.

“No hay posibilidad de encontrar ni en España, ni en Europa Occidental, una política industrial tan alocada como la de Cantabria”, señaló.

 “En Tubacex, los ciudadanos de Cantabria ponemos 3,5 millones de euros, mientras que el socio privado sólo pone 3 millones”, recordó, “y esto que ya es bastante insólito, resulta que ha sido superado por el propio Gobierno de Cantabria”.

En el caso de la fábrica de estufas, Nestor Martin “los ciudadanos de Cantabria arriesgamos 11,5 millones de euros, mientras que el empresario privado sólo arriesga 5 millones”.

El dinero a la empresa ha sido aportado por Sodercan, participando en el capital social, y por ICAF, mediante avales y préstamo directo al empresario privado, que sólo ha confesado haber invertido 5 millones en acondicionar la antigua nave de Talleres Martínez.

“Subvencionar no es poner más del doble de dinero que el empresario privado”, acusan desde La Unión, “esto es sustituir al empresario privado”.

“Si ésta es nuestra política industrial, es mejor no tenerla”, enfatizó, “pasamos del Chollo Tubacex, al Hiperchollo Nestor Martin”.

 En el proyecto, ahora en fase de construcción de la nave que acogerá la empresa, de Tubacex “ponemos 3,5 millones de euros, bajo la promesa de creación de 100 puestos de trabajo”.

 Ahora resulta, que en Nestor Martin “llevamos ya puestos 11,5 millones de euros, para la creación de 90 puestos de trabajo”.

Para La Unión, “es rechazable una política industrial en la que el ciudadano pone más de sus impuestos que la empresa privada de sus fondos”.

 El Gobierno de Cantabria “está jugando con fuego, y el combustible de ese fuego es el dinero público de Cantabria, que nunca será recuperado de Nestor Martin, ni de Tubacex”, vaticinó Sebrango.

“Para poner de nuestros impuestos más del doble de lo que pone Nestor Martin, no necesitamos traer empresas de fuera”.

 El Gobierno de Cantabria “está comprando puestos de trabajo, y desplegando una política a un precio insostenible para nuestros impuestos”.

“Instamos al Gobierno a que abandone esta política industrial disparatada”, pues “acabará mal el proyecto Nestor Martin si resulta que los propietarios y directivos de la empresa corren menos riesgo que el ciudadano de Cantabria”.