Cuatro trabajadores procedentes del paro erradican en Revilla un vertedero ilegal


El Ayuntamiento de Camargo realiza actualmente trabajos para erradicación de un vertedero incontrolado ubicado a la entrada del Barrio Santiago de Revilla.

Desde el Ayuntamiento informan de que cuatro trabajadores contratados para este fin procedentes del desempleo han retirado ya 29 toneladas de residuos de la zona aún antes de finalizar totalmente la recuperación de este punto. “Una vez acaben los trabajos, se procederá a multar a cualquier empresa o particular que deposite material en esta zona”, advierten.

Esta acción se enmarca dentro del plan del Plan de Acción para la Conservación de la Biodiversidad de Camargo, que se ha puesto en marcha a principios de 2013, a partir de los trabajos desarrollados conjuntamente por la organización SEO/BirdLife y la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento y que incluye la recuperación de espacios en áreas rurales.

Camargo ha elegido este punto de Revilla, en la salida del Barrio Santiago hacia la Ermita de Santiago, para realizar la primera de las actuaciones que ejecuta la cuadrilla de trabajadores recién contratados con el apoyo del Gobierno de Cantabria para recuperar áreas verdes, y que actuará también en otras zonas del Valle.

Sobre la pendiente de ladera del monte desde hace años se han ido vertiéndo multitud de residuos como escombros, colchones, persianas, hierros, maderas, cristales, plásticos, etc. llegando a formar un vertedero visible desde todo el entorno, con la consiguiente pérdida de calidad paisajística.

La tarea que están realizando los cuatro es compleja por el volumen y por el contenido de los materiales y la situación de la zona, ya que los residuos además deben ser retirados bien hacia arriba o bien hacia abajo por ser esta una zona de gran pendiente.

El volumen total del vertido retirado hasta ahora, 29 toneladas, ha sido seleccionado, clasificado previamente por tipos de materiales y trasladado al Punto Limpio de Camargo.

Hasta hoy se han retirado unos 10 metros cúbicos de escombro, 10 metros cúbicos entre persianas, colchones, envases, plásticos y madera, y unos 9 metros cúbicos de cristales.

Una vez retirado todo el material, el Área de Medio Ambiente colocará carteles para evitar que algunos particulares y empresas sigan vertiendo sus residuos, bajo sanción económica.