Camargo instala paneles para evitar la proliferación de carteles en lugares no autorizados


El Ayuntamiento de Camargo ha comenzado la instalación de paneles informativos para colocar en ellos carteles, de modo que multará con hasta 800 euros a quienes los pongan fuera de estos soportes.

Así, en los próximos días, el municipio con 14 paneles informativos en los que tanto el Consistorio como los ciudadanos van a poder instalar su cartelería sin deteriorar ni ensuciar paredes, marquesinas, contenedores ni otros soportes-

De este modo, cualquier empresa, colectivo o anunciante particular que coloque cartelería en otro elemento del mobiliario urbano se enfrentará a posibles multas económicas o a la realización de trabajos en beneficio de la comunidad.

El Ayuntamiento quiere así evitar el aspecto de “descuido” y el “deterioro” que se derivan de la proliferación de carteles en paredes de edificios, paradas de autobús o fachadas de edificios, según explica esta Administración en un comunicado de prensa.

Operarios Municipales instalan ya estos días los nuevos soportes en el Parque de Cros y en las calles Julio de Pablo, José Gutiérrez Solana, Menéndez Pelayo, Parque Lorenzo Cagigas, Avenida de Bilbao, Alto de Maliaño, Herrera de Camargo -junto a la Iglesia-, zona del Colegio Mateo Escagedo de Cacicedo, área de las Escuelas de Igollo, en el Colegio de Escobedo, en los Jardines del Barrio Somavilla -en Camargo pueblo- y en las inmediaciones del Centro Cultural de Revilla.

Con la entrada en vigor de la nueva Ordenanza de Protección de los Bienes Públicos de Titularidad Municipal y el Mantenimiento de la Convivencia Ciudadana y la instalación de estos soportes se comenzarán a aplicar sanciones económicas.

Y es que, la Ordenanza, de 33 puntos, recoge multas de hasta 2.000 euros para quienes infrinjan la prohibición de dañar de cualquier modo bienes de titularidad pública como papeleras, bancos, marquesinas, árboles y plantas, fuentes etc. La Ordenanza prohíbe también desgarrar y arrancar la cartelería instalada así como tirarla a la vía pública.

En cuanto al reparto de octavillas, se permite la entrega de las mismas mano a mano pero no “diseminar” los impresos de forma que terminen depositados en el suelo.

En el caso de la instalación de cartelería en lugares no autorizados, las infracciones en este sentido pueden ser multadas con cantidades de 100 a 300 euros y, en caso de reincidencias reiteradas en el plazo de un año, estas cantidades pueden incrementarse de forma “significativa” ya que este extremo conlleva sanciones asociadas a las infracciones graves, que ascienden a 800 euros.

Camargo expresa en estas Ordenanza su reproche a quienes dañan elementos “que son de todos” obligando al infractor asumir el gasto que sea preciso realizar para arreglar los daños causados, por ejemplo, en el mobiliario urbano.

Si el destrozo no tuviera arreglo, además de la multa el infractor deberá asumir el gasto de reponer lo que dejó inservible, señala el texto.