Cinco empresas optan a diseñar el futuro de las antiguas oficinas de Cros


Cinco empresas han presentado propuestas para llevar a cabo la redacción del proyecto que convertirá el edificio que en su día albergara las oficinas de la empresa Cros en un “espacio cultural de referencia para los 33.000 camargueses”.

El inmueble de 1.200 metros cuadrados, ubicado en un entorno privilegiado, pasará a dar servicio a los ciudadanos y se convertirá tras años cerrado en un espacio cultural polivalente.

El proyecto contempla la creación de un eje de actividades centradas en la lectura, pero ello no supone que la finalidad de este nuevo equipamiento vaya a dedicarse en exclusiva a biblioteca, sino que se habilitarán espacios multifuncionales que completen a los que ya están en servicio en otras instalaciones municipales.

Las obras tendrán un importe máximo de 700.000 euros -IVA incluido- y van a permitir a Camargo dar respuesta, según señalan desde el Ayuntamiento, “a una de las demandas más reiteradas por parte de los vecinos: la ampliación de la biblioteca y la puesta a disposición de salas de estudio accesibles en todo horario a los estudiantes en época de exámenes”.

El nuevo espacio cultural de Cros contará con biblioteca y sala de lecturas para adultos, biblioteca y sala de lecturas y actividades de animación para niños, sala de estudios, sala de ordenadores para consultas bibliográficas y zonas de recepción y atención al público y administración.

El edificio cuenta con dos terrazas abiertas con vistas al parque que permiten habilitar espacios para la lectura al aire libre y cuenta con un amplio aparcamiento.

Obras en La Vidriera

El traslado a estas nuevas dependencias de la Biblioteca que actualmente alberga La Vidriera permitirá en 2015 abordar una remodelación integral del Centro Cultural que cumple este año un cuarto de siglo, pues “precisa de una intervención global en las instalaciones tanto para optimizar el espacio como para actualizar zonas que como el gimnasio, la biblioteca o la piscina cubierta así lo precisan para seguir dando un servicio de calidad”.

El acceso a las instalaciones se realizará por una entrada común lo que va a racionalizar la circulación de los usuarios por estas dependencias ya que actualmente ambas partes, deportiva y cultural, no son accesibles para el usuario desde el interior del edificio.

“Esta actuación va a permitir dar respuesta a una de las demandas más habituales de los usuarios de las instalaciones deportivas: la ampliación del gimnasio y de los vestuarios”. indican.

Una vez finalizados los trabajos, el gimnasio contará con una mayor superficie y nuevo equipamiento mientras que se instalarán más vestuarios y zonas específicas para que padres y madres puedan ayudar a vestir a sus hijos tras su paso por la piscina con mayor comodidad.

La piscina de La Vidriera también experimentará una transformación ya que está previsto modificar la zona hidrotermal tanto como las instalaciones de la piscina deportiva.

Con esta intervención global en el edificio se llevará acabo además una revisión de la accesibilidad de las instalaciones y actuaciones para garantizar el tránsito y disfrute por parte de personas afectadas por discapacidad.