La miel protagonizó otra de las catas de productos cántabros organizadas por la ODECA


La Oficina de Calidad Alimentaria (ODECA), cuya sede está en Muriedas, ha celebrado esta semana  la segunda de las catas comentadas de productos cántabros programadas a lo largo del año para difundir las excelencias del sector agroalimentario de la comunidad autónoma.

Si la primera cata tuvo como protagonista a los quesos, esta semana le tocó el turno a la miel. El apicultor Carlos Valcuende, ingeniero técnico agrícola y presidente de la confederación en defensa de la abeja en la cornisa cantábrica, fue el encargado de dirigir una experiencia única.

En el mes de mayo la ODECA ha organizado una cata de vinos a cargo de la Estación Enológica de Haro, especializados en análisis sensorial, y tendrá lugar en el hotel Santemar.

En junio le llegará el turno al arándano, de la mano de Susana Gutiérrez, especialista del Centro de Investigación y Formación Agraria. Allí tendrá lugar la cata, igual que la del tomate, en septiembre, a cargo de la misma ponente.

Para el mes de octubre, la Escuela de Hostelería de Laredo será escenario de una cata de anchoa, a cargo de la Escuela de Laredo. Acto seguido, en noviembre, la técnico del CIFA María José Humada dirigirá la cata sobre carne en la Escuela de Heras.

Las I Catas de Productos Cántabros se cerrarán en diciembre, una clausura para la que se ha elegido el sobao, una de las Identificaciones Geográficas Protegidas de Cantabria. La cata la conducirá el Centro Tecnológico del Cereal, de Castilla y León, en la Escuela de Hostelería de Santa María de Cayón.