Los camargueses depositan 37 toneladas de ropa usada y zapatos en los contenedores rojos de Ecolabora


Los vecinos de Camargo han depositado 37, 57 toneladas de ropa usada y zapatos en los contenedores rojos instalados en los ocho pueblos del Valle. Esta cifra corresponde a los primeros seis meses de funcionamiento de estos depósitos, instalados en septiembre de 2013.

El Ayuntamiento de Camargo firmó el pasado mes de septiembre un convenio de colaboración con la empresa de inserción social impulsada por Cáritas Ecolabora que instaló 11 contenedores rojos, color de Cáritas, en los que los vecinos depositan su ropa usada de forma que ésta tenga una segunda vida y sea útil a quienes atraviesan por dificultades económicas a la hora de adquirir prendas de vestir.

La instalación de estos contenedores en Camargo permite potenciar la red de protección a las familias contribuyendo a facilitar que puedan cubrir todas sus necesidades básicas, no ya solo la alimentación sino también el vestido y el calzado.

La ropa que los camargueses depositan en buen estado se trata y se entregará a quienes la precisen en la tienda Koopera de la Calle Cádiz en Santander gratuitamente a cambio de los bonos que Cáritas entrega a sus usuarios. Así se dota de una mayor normalidad al funcionamiento de los antiguos roperos parroquiales transformándolos en una tienda en la que el beneficiario de los bonos puede elegir lo que precisa.

Más de 30 personas de municipios del arco de la bahía, entre ellos Camargo, se benefician de la posibilidad de acceder a ropa a través de este sistema.

El material textil que no puede ser utilizado de nuevo al no encontrase en buen estado se recicla para realizar trapos o aislantes. Todo este proceso es llevado a cabo por trabajadores contratados por Ecolabora y procedentes de situaciones de exclusión, personas a quienes forma y se contrata de modo que una vez finalizado su paso por la empresa cuenten con conocimientos y experiencia laboral y puedan acceder al mercado laboral normalizado como cualquier otro trabajador.

Un total de 14 persona realizan este trabajo en la Comunidad en la que además Ecolabora contrata y forma también a personas en exclusión para realizar proyectos de construcción, jardinería y medio ambiente.

La existencia de los contendores rojos une la vertiente de inserción laboral con la sostenibilidad al recuperar material que de otro modo iría al vertedero.

Los vecinos que deseen colaborar con éste proyecto pueden depositar ropa y complementos en los contenedores identificados con el color rojo y los logotipos de Cáritas, los únicos que no pertenecen a empresas privadas, y deben hacerlo en bolsas cerradas para facilitar su transporte hasta la planta de tratamiento.