Camargo y el resto de municipios de la Bahía firman con el Gobierno el convenio para sacar adelante el carril bici


El Gobierno ha aprobado un convenio con los ayuntamientos de Santander, Camargo, El Astillero y Villaescusa para la ejecución de las vías ciclistas que permiten conectar los principales núcleos de población de la Bahía, teniendo como punto de inicio Santander y destino final el Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

Estas vías ciclistas de la Bahía, conocidas como BICI.BAS, están previstas en el Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria, que tiene como objetivos fundamentales invertir la tendencia al incremento del uso del automóvil en beneficio de la bicicleta, crear redes funcionales para ciclistas y liberar el espacio público del tráfico para recuperar un entorno ciudadano de calidad.

Este Plan, en su diagnóstico sobre la situación actual, señalaba que las infraestructuras ciclistas de la Comunidad presentan recorridos inconexos y, además, desvinculados de los núcleos urbanos, los centros de trabajo o las estaciones de transporte. Igualmente, señalaba que los tramos se han diseñado a nivel municipal sin seguir parámetros homogéneos ni señalización común para los itinerarios ciclistas.

Por ello, el mismo plan trata de subsanar estas deficiencias y busca crear una verdadera red de vías e itinerarios supramunicipales para facilitar la circulación de bicicletas, entre las que son prioritarias las de la Bahía de Santander, ya que allí reside una gran parte de la población y la actividad de Cantabria, generando una intensa actividad de flujos y movimientos.

El presidente Ignacio Diego ha valorado el alcance del acuerdo entre el Gobierno de Cantabria y cuatro ayuntamientos de la Bahía de Santander, que va a permitir poder circular por vías ciclistas desde la capital a Cabárceno, cumpliendo, ha dicho, “uno de los principales objetivos estratégicos del Plan de Movilidad Ciclista”, desarrollado en esta legislatura para impulsar el uso cotidiano de la bicicleta en la región.

gif mega plana 468x60
Diego ha añadido que este proyecto permitirá que cualquier persona se desplace a Cabárceno de una forma “segura y cómoda”, especialmente el gran número de aficionados a la bicicleta que hay en la región. Del mismo modo, ha puesto de relieve el desarrollo sostenible y el aprovechamiento turístico para Cabárceno y para el resto de municipios de la bahía, en concordancia con los “valores naturales y paisajísticos de este territorio de Cantabria”.

Desarrollo del protocolo

El protocolo que será suscrito regula la colaboración de los ayuntamientos para la ejecución de los distintos tramos de las vías ciclistas de la Bahía, de forma que aportarán información de los proyectos ya elaborados, con el fin de que puedan plantearse las mejores alternativas posibles, poder seguir un trazado coherente y concluirse de forma eficaz.

Del mismo modo, los consistorios aportarán todos los terrenos necesarios para la construcción de las vías y, una vez recepcionadas, serán los titulares y responsables de las mismas. Los cuatro ayuntamientos se comprometen a mantener invariable el trazado que se ejecute para la unión de Santander con Cabárceno, salvo autorización expresa del Ejecutivo regional.

Posteriormente, como desarrollo del protocolo, el Gobierno de Cantabria y cada uno de los ayuntamientos concretarán las actuaciones que se lleven a cabo dentro de cada municipio, así como la forma de financiación, mediante la suscripción de convenios específicos.

El Gobiernocántabro tiene prevista una partida de más de un millón de euros para ejecutar las obras de varios tramos y financiar la redacción de los proyectos de alternativas paralelas que se llevarán a cabo en fases posteriores. En concreto, la red se pretende extender en una segunda fase a Marina de Cudeyo y Peñacabarga, a través de los municipios de Medio Cudeyo, Penagos y Liérganes.

La red ‘BICI.BAS’ desde Santander hasta Cabárceno, una vez esté completada en su conjunto, constará de 72 kilómetros de longitud, de los cuales cerca de 40 kilómetros ya se encuentran abiertos y otros 20, que permitirán ya el enlace directo con el Parque, se ejecutarán entre 2014 y 2015. El resto se corresponden con esas otras alternativas proyectadas que se incorporarán a la red en el futuro.