Expertos iberoamericanos en arte rupestre visitaron la Cueva de El Pendo


Esta semana se celebra en Altamira el Primer encuentro iberoamericano de gestores de sitios de arte rupestre declarados patrimonio mundial organizado por la Dirección General de Bellas Artes de la Secretaría de Estado de Cultura/ Ministerio de Educación Cultura y Deporte.

Se han congregado treinta profesionales de la investigación, la conservación y la gestión del arte rupestre procedentes de México, Brasil, Perú, Argentina y de las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña y Valencia.

Participa un responsable directo de cada sitio y un técnico de los servicios centrales para el arte rupestre en cada país o Comunidad Autónoma.

A estos se suma el más reputado experto europeo en intervenciones para la conservación del arte rupestre, procedente de Andorra y los expertos del Ministerio y del propio museo.

El objetivo fundamental es compartir las líneas de trabajo de cada sitio y valorar las futuras actuaciones para el Centro Internacional para el Arte Rupestre y el Patrimonio Mundial (Centro de Categoría 2) de España/UNESCO.

Se inicia la relación profesional plurinacional entre los sitios inscritos en la lista de los países iberoamericanos para promover el trabajo de cooperación en las áreas comunes, y crear una red temática en torno al arte rupestre y en el ámbito de Iberoamérica.

España tiene tres bienes de arte rupestre inscritos en la Lista: Altamira y el Arte paleolítico del Norte de España; Arte paleolítico al aire libre de Foz Côa (Portugal) y Siega Verde (España), y el Arte rupestre del Arco mediterráneo de la Península Ibérica.

El arte rupestre es, de hecho, una categoría específica en la Lista por su universalidad, y por su transversalidad a cualquier parámetro cultural, cronológico y geográfico.

La primera jornada, el lunes, el grupo visitó las cuevas de El Castillo, las Monedas y El Pendo, que junto con la propia Altamira, representan bien el conjunto del arte paleolítico.

Hoy se han iniciado tres jornadas de trabajo formal, presentando cada uno de los sitios junto a otras ponencias generales, como la documentación y la intervención para la conservación o las características regionales del arte rupestre en la Península Ibérica, en América del Sur o México.

En la última jornada se definirán las líneas de trabajo en cada sitio y las que los expertos consideren de interés común y prioritario para el futuro Centro de Categoría 2, de España y la Unesco, dedicado al arte rupestre y a la gestión del
Patrimonio Mundial.