El PRC presenta dos mociones en torno a la calidad del saneamiento y la Ría del Carmen


El PRC de Camargo llevará al Pleno de este mes una moción en la que piden el apoyo de los grupos municipales para instar al Gobierno de Cantabria y al Ministerio de Medio Ambiente para que realicen las necesarias labores de mantenimiento y limpieza en la Ría del Carmen con una mayor frecuencia.

En el escrito describen que se han observado serias molestias en cuanto a salubridad que merecen la urgente rectificación de la situación que representa.

“Los vecinos se siguen quejando de olores desagradables provenientes de la ría que, últimamente en esta zona, han venido acompañados del avistamiento de diversos despojos procedentes de las cañerías que, al parecer, desaguan a la ría. Esto, a su vez, trae consigo plagas de mosquitos y ratas que, sumado a la suciedad propia del cauce, crean un entorno indeseado. Todo esto representa un grave problema para la zona, debido a que el parque se sitúa en los márgenes de la misma y es un centro lúdico y de ocio para los vecinos, así como zona de juegos y de esparcimiento de personas propensas a diferentes enfermedades, como niños y mayores”. indican

También solicitan que ambas administraciones investiguen y solucionen los orígenes de los malos olores y los vertidos, a fin de que esta situación no se prorrogue.

La segunda de las mociones que presentan los regionalistas reclama la puesta en marcha de un Plan para mejorar el control y la medición de la Red de Saneamiento de Camargo, con el fin de maximizar su eficacia, mejorar su mantenimiento y ayudar en la toma de decisiones relacionadas con la misma.

Recuerdan que en los últimos años, la normativa ha ido mejorando paulatinamente, obligando a los responsables de estas redes de saneamiento a garantizar la preservación del medio natural y a que los vertidos reciban un tratamiento adecuado.

Sin embargo, en Camargo las mediciones en la Red de Saneamiento “se hacen con unos medios que podríamos llamar rupestres”, estimando el volumen de los vertidos por procedimientos indirectos”.

“Esta situación no garantiza un buen control de la red, impide conocer su volumen real de utilización y aumenta el peligro por contaminación o vertidos incontrolados”, añaden.