Diego entrega la Medalla de Plata de Cantabria a la fábrica de Ferroatlántica


El presidente regional, Ignacio Diego, ha entregado esta tarde la Medalla de Plata de Cantabria a la fábrica de Ferroatlántica, coincidiendo con la celebración de su centenario y en reconocimiento a una amplia trayectoria de generación de riqueza y puestos de trabajo en la Comunidad.

Diego ha impuesto esta condecoración a Juan Miguel Villar Mir, presidente del grupo empresarial propietario de la planta, en el transcurso del acto institucional celebrado en el Parlamento de Cantabria y al que ha asistido una amplia representación de autoridades regionales, entre ellas varios consejeros del Gobierno regional, el presidente de la Cámara, José Antonio Cagigas; el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz; los alcaldes de El Astillero, Carlos Cortina, y de Camargo, Diego Movellán; otros regidores locales y el presidente del Grupo Ferroatlántica, Pedro Larrea.

El propio jefe del Ejecutivo ha sido el encargado de exponer los méritos que han hecho acreedora a Ferroatlántica de esta condecoración que, según ha dicho, pretende reconocer dos méritos: en primer lugar, el éxito y supervivencia de una fábrica que tiene sus orígenes en 1913 y, en segundo lugar, el éxito de Villar Mir en la “resurrección” de las ferroaleaciones en España.

Según ha dicho, este homenaje es un “acto de justicia” para con esta empresa “tractora de la economía regional” y comprometida con el desarrollo de Cantabria, pero también es un motivo de “afirmación del gran valor de la industria y de los empresarios industriales de la región”.

En su intervención, después de hacer un repaso a la historia de Ferroatlántica, Ignacio Diego ha dedicado palabras de agradecimiento a la localidad de Boo de Guarnizo por acoger a esta empresa y especialmente a Juan Miguel Villar Mir por mantener su apuesta por Cantabria como “territorio industrial plenamente operativo en los mercados, generando empleos y bienestar”.

El presidente se ha referido a Villar Mir como un ejemplo de “calidad de liderazgo empresarial”, un empresario que hace más de dos décadas cogió la fábrica de Boo “prácticamente cerrada y sin actividad”, y que, gracias a la implantación de una nueva cultura empresarial, logró convertir lo que era entonces un “páramo” en un “vergel industrial” que ha traído prosperidad a la planta y a Cantabria.

Por otro lado, Diego ha asegurado que Cantabria siente “orgullo” de una amplia trayectoria industrial sin la cual no se entendería el desarrollo de nuestra región, una trayectoria que sigue muy presente hoy en día con grandes grupos industriales que hacen de la nuestra una tierra “con grandes posibilidades de seguir siendo una potencia industrial en el Norte de España”.

En ese objetivo ¿ha añadido- centra su actuación el Gobierno cántabro, con la mente puesta en la modernización y sostenibilidad de nuestras fábricas, en la creación de nuevas infraestructuras que favorezcan su desarrollo, en la mejor formación de los recursos humanos y en la puesta a su disposición de suelo industrial en buenas condiciones. La conclusión de la autovía Solares-Torrelavega, la renovación de la línea férrea Santander-Palencia, la modernización del Puerto de Santander, la conclusión de las conexiones de gas natural y de telecomunicaciones, o la implementación de la Formación Profesional Dual son, en este sentido, algunos de los proyectos en los que trabaja actualmente el Ejecutivo para facilitar la actividad industrial.

Asimismo, Diego ha resaltado la “corresponsabilidad social” de Ferroatlántica, que ha demostrado durante años con su patrocinio al Club de Remo Astillero, su permanente colaboración con el mundo universitario o con su aportación al sistema cántabro de Formación Profesional. Igualmente, se ha referido a su “su firme compromiso” con el desarrollo sostenible a través de las inversiones que ha realizado en medio ambiente, seguridad e higiene, y gracias también a una “concepción moderna y avanzada, socialmente responsable, de su actividad”.

Tampoco se ha olvidado en su alocución de los trabajadores, de los hombres y mujeres que desde hace más de un siglo han estado creando riqueza en esta industria, a quienes ha atribuido parte del mérito de que Ferroatlántica siga siendo hoy en día una realidad de presente y futuro.

Finalmente, ha incidido en el potencial industrial Cantabria, un potencial que el Gobierno quiere seguir fortaleciendo con la atracción de nuevas empresas que se sumen a los proyectos ya asegurados de Tubacex o Santander Coated Solutions, entre otros.

“Deseo de servir a Cantabria”

Por su parte, Juan Miguel Villar Mir ha expresado su “gran satisfacción” por haber recibido este reconocimiento de la Comunidad Autónoma de Cantabria, que, según ha señalado, le motiva aún más en su “deseo de servir a Cantabria”.

Villar Mir ha reconocido los méritos industriales de Cantabria, que sigue hoy “en la punta de lanza” de este sector que representa más del 20% de su PIB, mientras que la media española está en la actualidad en el 14%. “Cantabria es el paraíso terrenal de la industria”, ha dicho.

Con respecto a la fábrica de Boo, ha apuntado que su éxito se debe a que tiene “el mejor personal” y un excelente acceso a las materias primas a través del Puerto de Santander. Además, ha agradecido las gestiones del presidente Ignacio Diego para rebajar el coste de la energía, que es el principal hándicap de esta empresa que consume el 14% de la energía de Cantabria.

La ceremonia

La consejera de Presidencia y Justicia, Leticia Díaz, ha sido la encargada de dar lectura al decreto 62/2013 que recoge esta concesión, aprobado en la reunión del Consejo de Gobierno del 17 de octubre de 2013.

Tras la laudatio del presidente Diego y la intervención de Villar Mir, la ceremonia ha concluido con la interpretación del Himno de Cantabria. El acto ha sido conducido por el periodista Carlos Báscones.

La Medalla de Cantabria, en su modalidad de plata, tiene por objeto premiar los excepcionales méritos y relevantes servicios prestados por entidades o personas a favor de los intereses generales de la Comunidad Autónoma.

La fábrica de Ferroatlántica, heredera de la Electro-Metalúrgica del Astillero, ha cumplido este año sus primeros cien años de existencia. Fue fundada en fundada 1913 por un grupo de pioneros que introdujeron el carburo de calcio, sustancia que entonces prometía una gran contribución al progreso de las sociedades.

La planta de Boo es un símbolo de la realidad industrial de Cantabria y sigue destacando hoy en día por su absoluto compromiso con El Astillero, Camargo y con el conjunto de Cantabria, no sólo generando riqueza y puestos de trabajo, sino también a través de todas las actividades y relaciones sociales, culturales y deportivas que se han desarrollado alrededor de la fábrica.

Previamente a Ferroatlántica, recibieron esta condecoración personalidades como José Hierro, Manuel Abascal, José Luis Ocejo, Manuel Gutiérrez Elorza y Enrique Campos Pedraja, así como la multinacional francesa Saint-Gobain, que la recibió en 2011.